Política de Cookies

Este website utiliza cookies para ofrecerte una mejor navegación y que los contenidos se puedan adaptar a tus preferencias. Así que si continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para más información puedes consultar la Política de cookies.

Más información

Oliver Sánchez

Oliver Sanchez es ante todo un caballero del porno. Él mismo asegura que “antes de rodar una escena siempre la hablo con la chica. El respeto es lo primero...” De regreso de Tailandia hace ya algunos años se reintegró al mundo del porno sobre todo como actor y trajo de la mano a la excelente muñeca asiática Priva por entonces... Libellulle. Cinco años en el paraíso de Emmannuelle... “En ese tiempo he vivido en Thailandia. Fui para tomarme un descanso y al final me quedé allí trabajando como instructor de buceo. Luego monté un club de buceo y de eso vivía”.

¿Por qué decidió regresar a Europa... y con su mujer tailandesa? “Tuvimos un accidente de moto. Yo conducía y Libellule (hoy Priva) venía conmigo cuando una chica cruzó la carretera en un ciclomotor y falleció... Una auténtica tragedia. Ella no tenía carnet ni casco ni nada pero la ley en Tailandia es complicada. Me culparon a mí siendo inocente me llevaron a la cárcel y tuve que pagar mucho dinero. Si no pagaba me esperaban nueve años de prisión. Como era europeo me pidieron sesenta mil euros. Si hubiera sido thailandés seguramente hubieran alcanzado quinientos... En fin... pagué pero me tuve que marchar porque luego tenía que enfrentar un juicio penal y era un riesgo en aquel país”.

Y volvió al porno porque era el mundo que conocía y todo el mundo se alegró mucho de volver a verlo pero sobre todo se alegraron de ver a Priva... Ella hizo su primera escena con Oliver su marido y un amigo de los dos Hervé Pierre Gustave... con doble penetración. Tras todo ese tiempo fuera encontró el mundo del X diferente... “Ahora se rueda mucho más que antes hay más realizadores más actores y actrices y sobre todo veo que es un mundo mucho más profesional. Hay nuevas productoras como Media Partners por ejemplo que son muy serios y tienen una orientación de calidad que me gusta...”

Su concepto de la profesión no involucra ni las envidias ni los celos... “porque a través del porno podemos ganar más dinero viajar conocer gente interesante y pasarlo muy bien. Es mejor que trabajar de empleado en una tienda. Y además a ella le gusta mucho el sexo. No hay celos. Somos muy liberales. El porno para nosotros es un trabajo y punto. Hacemos todo lo que sea necesario en una escena pero cuando acaba volvemos a nuestra vida privada”.

Su experiencia en el mundo del ocio para adultos en general lo autoriza a juzgar la profesión con conocimiento de causa... “que yo me adapto a lo que me pide el director que sea más duro que lo haga con más fuerza estilo gonzo lo que sea. Aunque no se trate de algo que yo prefiera. Pero antes de hacerlo le pregunto a la chica si ella está de acuerdo. Quiero que haya respeto. Y si a la chica no le gusta que le escupan que le abran el coño que exhiban el ano dilatado... entonces no lo hago”.

Reconoce que hay situaciones que pueden ser desagradables como la que suele acontecer con actores acostumbrados a trabajar con chicas del Este... “que suelen aceptarlo todo” y que no diferencian entre ellas y otro tipo de chicas que no admiten la violencia ni la brutalidad. “Esto no indica que Oliver no se entregue al porno duro... “Lo he hecho todo y no me parece demasiado fuerte como por ejemplo doble anal o doble vaginal o escupir a la chica con su consentimiento claro aunque te repito que no es mi estilo... Pero la escena más intensa fue con Lisa Harper un doble anal en los EE.UU. Y también un doble vaginal con mi mujer que a ella le encanta”.

¿Le preocupa el contacto con otro hombre por ejemplo durante una DP vaginal o anal...? “No porque no significa nada. A mí no me molesta ni me desmotiva. Es excitante dos pollas en la misma mujer... te lo aseguro”.

¿Y los gatillazos? “Mira yo soy una persona muy tranquila. Una vez me sucedió hace muy poco en un rodaje en Tenerife con otro actor que no funcionaba era durante una doble penetración. Y a él no se empinaba y comenzó a chillar que era mi culpa que se le había salido la polla del culo de la chica porque yo le había empujado... Todos pretextos porque tenía problemas claro. Y yo me quise marchar porque eso sí que te quita las ganas. Afortunadamente había otros actores”.

Oliver dice que es frecuente que las chicas ayuden a los actores fuera de cámara porque “todos desean que la escena salga bien y no pasarse el día esperando por ejemplo que los novatos funcionen... Aunque hay situaciones desagradables... Si el actor tiene que estar mucho tiempo en erección que se masturbe. Pero hay algunos que le dicen a la actriz: ‘¡Eh tú ven chúpamela para que se me ponga dura...!’. Y eso no ni hablar”.

En general los actores y actrices se muestran cautelosos cuando se menciona el tema de la prostitución vinculado a la pornografía pero Oliver no tiene pelos en la lengua... “Diría que en un 98 sí que hay prostitución en el mundo del porno... Quiero decir que las actrices y los actores que follan por dinero fuera de los platós”.

La pregunta obvia es... ¿qué ocurre con él y su mujer Priva? “Si viene un tío y nos dice que quiere rodar una escena con su cámara doméstica que quiere hacer un trío con Libellule y conmigo. Y no tengo idea de qué productora se trata ni cómo va a ser la película o también que el tipo desea rodar una escena con nosotros sólo para él... en ese caso si nos paga mil o dos mil euros nosotros lo hacemos. Porque lo consideramos como una película... Lo haríamos con preservativo y los tres. Ella sola y el tipo no ni hablar...”

En cuanto a los actores que cobran por acostarse con una mujer que se entusiasma porque sabe que se trata de un tipo que se dedica al porno... “No no porque supiera que era actor porno. Pero sí antes cuando yo trabajaba de sexy-boy y hacía strip-tease. Me lo propusieron varias veces claro. Incluso alguna vez me lo propuso la novia en una despedida de soltera. Es más una vez la madre de la novia me propuso que me acostara con su hija y lo hice claro y me lo pagó la madre. Fue en Barcelona en el Pueblo Español. Vino la madre y me dijo que la hija se iba a casar con un tío que a ella a la madre no le gustaba. ‘Tú has hecho el strip-tease y le has gustado mucho a mi niña y yo te pago el taxi el hotel y te doy un dinero y tú pasas la noche con ella’".

En cuanto al tema de si hay algún tipo de mafia en el porno Sanchez es contundente... “No hasta ahora no he oído nada de esto. Claro que nosotros sólo hemos trabajado con profesionales reconocidos. Y eso es una garantía”. Asegura que los productores en España no se aprovechan de las chicas en absoluto y que además ellas son contratadas a través de agencias.

Un tipo de su experiencia... ¿cuál ha sido el mejor polvo de su vida... hasta el momento? “Es difícil de decir... pero bueno fue hace algún tiempo ya un polvo súper fuerte en Inglaterra con una chica que se llama Poppy Morgan. No es guapísima pero tiene una manera de follar tremenda. Fue una escena en la que hicimos de todo nos escupimos en la cara... fue alucinante. Hubo un feeling increíble. Te diré más me pegó en el sexo e incluso me hizo sangre... con un anillo que llevaba...”

¿Y el viagra? “Sé que hoy en día hay muchísimos actores que lo utilizan. Y yo lo entiendo perfectamente porque incluso yo lo quise usar. Lo tomé lo probé pero me sentí fatal tan mal que no lo volví a utilizar. Lo hice a través de un médico como debe hacerse pero me puse todo rojo y me sentía mareado y... Bueno lo probé con menos dosis y tampoco funcionó. Yo lo llevo muy mal de modo que no lo uso. No sé si los actores célebres lo toman y si lo supiera no lo diría”.

Oliver cree que hay algo de locura en la dedicación al porno locura por el sexo por el exhibicionismo ante la cámara y dice que él y Priva son fieles y que cuando tienen aventuras... siempre están juntos. No se opondría si una hija suya quisiera dedicarse al cine X aunque no le gustaría ver sus películas. Cuando termine su carrera de actor... “pienso dirigir y producir películas porno”. Para él el porno educa a la gente y cumple una función social aunque con ciertos límites. “Yo llevo el porno con muchísimo respeto. Primero respeto absoluto por la actriz. Luego a todos los demás. Y dentro del porno tradicional ya sabes... nada de zoofilia ni ese tipo de cosas lo hago todo”.

Le encantaría rodar una escena pornográfica con Catherine Zeta Jones sin Priva aunque le diría que me he cruzado con ella y que es mi fantasía más entrañable y le pediría su opinión... “y si me dice: ‘Hazlo y luego me cuentas todo con lujo de detalles’ lo haría. Del mismo modo que si ella me dice que puede hacerlo con Brad Pitt. Llegamos a un acuerdo y adelante...” Oliver Sanchez se define como un tipo pacífico y libre y cree que el porno... “¡hay que verlo!”

Kink