Política de Cookies

Este website utiliza cookies para ofrecerte una mejor navegación y que los contenidos se puedan adaptar a tus preferencias. Así que si continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para más información puedes consultar la Política de cookies.

Más información

Anastasia Mayo

Para Anastasia Mayo... “el porno es poder”. Su aspecto de ángel esconde a un auténtico demonio y ella conoce su capacidad para seducir y atrapar al adicto al porno desde su anatomía sinuosa pequeña y juvenil. Es temeraria y segura de sí misma de modo que cada una de sus frases no esconde nada. No finge cuando declara que “a mí siempre me gustó el sexo. Soy muy apasionada me excito terriblemente y desde pequeño me gustó el mundo de la actuación del exhibicionismo”. Así las cosas un buen día desembarcó en el FICEB y encontró su camino. Un camino decididamente X.

“Había visto películas X pero no era consumidora habitual. Sin embargo ante una película siempre me preguntaba si yo sería capaz de hacer sexo delante de una cámara... Había hecho algunas fotografías eróticas en ropa interior. Pero el punto de inflexión fue cuando acudí al FICEB con un amigo que conocía a mucha gente del mundo del porno y bueno... yo iba vestida muy mona y le preguntaban si me dedicaba al cine X si había hecho algo. Y mi amigo ante la insistencia de tantos productores me preguntó si yo me atrevería a probarlo...”

Su primera escena con Mas Cortés y Denia en “Serial Fucker” marcó el comienzo de su andadura. No se sintió cohibida ni avergonzada ni tuvo el menor reparo. “Sabía que servía para el porno porque soy muy fogosa y cuando mantenía relaciones sexuales con mi anterior pareja siempre me preguntaba si sería capaz de hacerlo también delante de una cámara... y de mucha gente mirando...”

Anastasia tuvo su primera experiencia sexual a los 16 años y un año antes ya bailaba como go gó en algunas discotecas de modo que su contacto con el público desde una posición exhibicionista ya tenía antecedentes verificados. Ella explica su postura cuando se inició en el cine X: “yo miraba a todas esas actrices con cuerpos esculturales pechos enormes... y me decía que yo también podía hacerlo aunque soy bajita de estatura tengo pechos pequeños... (antes de su operación claro)...”

En su opinión las personas que se dedican al porno tienen un don porque “no todo el mundo puede desnudarse y hacer el amor o follar delante de una cámara y yo supe que lo tenía posando apenas cubierta con una mínima lencería en un plató fotográfico... Y cuando comencé a hacer películas para adultos me dije que aunque no tenga la imagen de la pornostar clásica opulenta ya sabes con un cuerpo escultural pero en cambio era como una especie de Lolita con un morbo diferente.”

Su proyecto es trabajar lo mejor que puede y sabe aprender cada día más hacer disfrutar al espectador y crecer como actriz. “Todas las actrices X deberíamos tener esta percepción el goce de quien nos mira”. Y para conseguirlo no le importa rodar con hombres o con mujeres aunque afirma que no es lesbiana pero que “me gusta rodar con chicas sin ser yo lesbiana en absoluto. Es menos violento con otra actriz. Primero porque no me tienen que introducir nada y además creo que una imagen lésbica bien hecha es muy sensual. Dos hombres haciendo sexo es muy respetable pero a mí no es algo que me guste. Dos chicos no me producen ningún morbo...”

En un rodaje hace lo que tiene que hacer... siempre que le resulte razonable. En este sentido resulta interesante indicar su experiencia con el sexo anal. Por el momento no practica sodomías ni DP aunque ha disfrutado de esas prácticas en el pasado aunque no se sentía demasiado a gusto. “Me gusta el sexo limpio y mientras pueda continuar de este modo... No obstante en mi vida privada me gusta el coito anal porque consigo las condiciones necesarias para disfrutarlo...”

Tiene muy claro que puede ser un ángel o un demonio para un hombre... “lo he comprobado más de una vez. Yo he estado con un hombre y si he querido que fuera dulce y sensual lo he logrado pero también he conseguido que saltara al otro extremo cuando yo me he vuelto loca de deseo”.

¿Qué diferencia cree que existe entre ser una actriz porno y una prostituta... ya que las dos follan por dinero...? “Para mí la diferencia entre ser actriz porno y ser prostituta es una cuestión moral. De respeto por mí misma. Yo no lo haría. Mi profesión es la de actriz no la de prostituta”.

Además por el momento no incorpora como suelen hacer otras actrices a una tercera persona cuando está en pareja. “En mi caso lo que marca la diferencia es el amor la complicidad y a mí no me afecta haber rodado todo un día. Cuando llego a mi casa me apetece hacer el amor con mi hombre. El amor es un valor añadido al disfrute... Sin embargo debo decir también que he llegado al orgasmo trabajando... aunque nunca si estoy en pareja...”

Anastasia tiene claro qué recuerdan de ella los actores con los que trabaja: “la dulzura y la simpatía pero hablando sexualmente... “cuando follo encima del actor y yo domino la situación. O cuando le hago una felación y lo miro fijamente a los ojos... Yo siento que me crezco... y ellos también claro y lo percibo. Sé que los hombres se vuelven locos con mi culo. Soy consciente de que tengo acentuadas las formas de mujer cintura pequeña y un muy buen culo. Lo sé. Y además creo que al principio tener el pecho pequeño en mi caso también añadía mucho morbo”.

¿Nunca has hecho anal ante las cámaras? “Sí y... ¿sabes con quién? Con Nacho Vidal. Así que imagínate... Fue mi primera escena anal. Hace ya tres años. Y mi culo era virgen. Estaba disfrutando porque el propio hecho de que me estuviera haciendo algo de daño... tenía su morbo y me daba placer. Pero a la vez estaba soltando lágrimas y todo. Fue una experiencia que nunca olvidaré... Aquella sodomía me produjo una pequeña fisura... en fin...”

De modo que se abstiene de practicar sexo anal aunque lo disfruta mucho en la intimidad y admite que llega al orgasmo sólo a través de esa vía. Sin embargo comprende que a las mujeres les produzca un cierto temor. “Debo decir que cuando estás muy caliente y bien lubricada... el tamaño no cuenta demasiado... También tengo que decir que hay chicas en el porno que tras realizar una escena anal... le cogen mucho miedo. En la película tal vez no se perciba pero luego... o no aparecen más como es el caso de muchas chicas del Este o tienen mucho temor a la sodomía. Hay ejemplos de todos los casos.”


Cuando recuerda aquel momento con Nacho Vidal dice sonriendo... “descubrí que mi ano no era tan estrecho como yo pensaba. Nunca creí que esa verga pudiera entrar en mi culo la verdad. Fue lo primero en lo que pensé”.

En otro orden de cosas la familia de Anastasia ha aceptado muy bien que la niña de sus ojos se dedique al cine para adultos. El padre como ella es una persona muy fogosa y aunque no han visto sus films sí que han echado un vistazo a algunas fotografías eróticas y le repiten que es libre de hacer todo lo que apetezca siempre que sea feliz. Y ella a su vez reconoce que si tuviera una hija que deseara dedicarse al porno la apoyaría sin reservas. “Le diría lo que me dijo mi madre que tuviera cuidado y que conservara los pies en la tierra”.

Cree en la fidelidad por una cuestión de respeto mutuo en la pareja ya que según su opinión de otro modo sería imposible que las cosas funcionaran. El respeto es la ba<x>se de todas las relaciones y con ese criterio no toleraría que un actor la tratase mal porque la confundiera por su profesión con una chica fácil. De todos modos también declara que cuando los actores y las actrices de cine X no están en pareja es frecuente que sigan la juerga tras los rodajes...

Si una muchacha quiere dedicarse al cine para adultos Anastasia tiene consejos para darle... “Ser exhibicionista. Mezclar picardía y dulzura tomarse el trabajo con seriedad y jugar con todas la posibilidades para crear morbo. El secreto de una actriz está en su morbo”.

En su experiencia las actrices se dedican al porno sobre todo por dinero. También por la fama claro pero fundamentalmente porque encuentran que es un buen medio para ganarse la vida... cuando tienen ese don del que hablaba Anastasia es decir que les encante el sexo sin mayores limitaciones.

Según la pequeña y pícara actriz no hay más mafia en el porno que en otras profesiones aunque ella no tuvo que arrodillarse ante ningún productor para conseguir trabajo... Cree que las actrices X intimidan al hombre pero también lo excitan y en muchos casos se plantear seducirlas como una especie de desafío. “Supongo que se imaginan que somos las divas del sexo... Es el morbo porque piensan que pueden hacer con ellas más cosas que las que consiguen en su casa...”

Volviendo al tema del sexo le encanta la doble penetración vaginal porque es muy placentero físicamente y para sus dimensiones... vaginales. El tamaño no importa sólo cuenta que... “sepa menearse bien y hacer disfrutar a la mujer. No hay una relación directa entre el goce de la chica y la polla grande. En absoluto. Lo que importa es que te rocen el clítoris con el pene que te acaricien que se mueva bien...”

Trabajar practicando el sexo profesionalmente no ha afectado sus relaciones íntimas personales al contrario la ha potenciado porque es una mujer multiorgásmica y... “me corro muchas veces porque me caliento enseguida sólo con rozarme el clítoris... Yo siempre me he masturbado mucho desde que era sólo una niña desde los siete años. Y lo he hecho toda la vida. Incluso cuando estoy en pareja y él está fuera me masturbo...”

¿Y si no se dedicara al porno... qué haría? “Estaría en el mundo del espectáculo. Eso seguro porque yo creo que tengo un don para el baile y para la interpretación. Yo he sido go-go desde los 15 años hasta los 19. Bailaba en discotecas por la tarde y por la noche... vestida con una tanguita y con un top...”

Con su aspecto de niña traviesa el sexo oral parece una promesa permanente y Anastasia sabe qué tipo de estímulos provoca en los hombres... “me gusta que me miren cuando estoy haciendo una felación sacar la lengua lamerlo mirarlo... me siento poderosa. Y al revés... menos. No sé por qué. Prefiero comer a que me lo coman...” Además ilustra con picardía cuál sería para ella el trío ideal... “mientras me están follando en la postura de la perra que es la que más me gusta yo comerle el coño a la chica. Pero para mí la postura doggy de la perra es la perdición...”

¿Si mañana te dijeran que puedes ganarte la vida del mismo modo que ahora pero haciendo cine tradicional dejarías el porno? “Sí totalmente. Me encanta la interpretación. Ojo que yo adoro el sexo pero esta delante de una cámara es lo primordial...”

El libro que ha escrito “Los placeres de Anastasia” surgió porque la editorial “buscaba una actriz joven que no tuviera prejuicios sexuales y que se sintiera capaz de contar sus experiencias con el mayor morbo posible. Y allí estaba yo. Es la trayectoria desde mi primera masturbación con siete años hasta mi iniciación en el porno”.

Kink