Política de Cookies

Este website utiliza cookies para ofrecerte una mejor navegación y que los contenidos se puedan adaptar a tus preferencias. Así que si continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para más información puedes consultar la Política de cookies.

Más información

Carmen Vera

Carmen Vera es una genuina belleza con un don especial para convertir a la mujer española hermosa fuerte vital y de carácter en el arquetipo ideal para el pornófilo que adora ese perfil entre flamenco y tierno voluptuoso y sensual que desprende a la vez ternura desafío y lascivia. La actriz que es Carmen tiene un currículo que por sí mismo habla de su entrega al cine para adultos. Conrad Son y La pandilla X claro que sí pero sobre todo un inicio de altura y también de longitud grosor y experiencia: su primera escena porno con Rocco Siffredi.

Una mujer necesita tener “la cabeza bien puesta para dedicarse a esta profesión y además tiene que gustarle mucho el sexo y disfrutar con él ser auténticamente exhibicionista y sentirse feliz en el plató...” Queda muy claro que la belleza no lo es todo sino que viene arropada con una postura decidida y entregada para conseguir que cada fechoría ante la cámara sea una auténtica batalla en la que todos incluido esencialmente el pornófilo salen vencedores. "Mi especialidad si tengo que mencionar una... es el placer que siento con una polla en la boca y también todo lo que disfruto con el sexo anal..."

Carmen tiene ese tipo de figura que uno imagina antes de desnudarse envuelta en un vestido ajustado con un escote redondo exhibiendo sus prodigiosos pechos las manos alzadas el rostro quebrado en una mueca de magia y dolor y bailando flamenco una actividad que ella misma admite que sería su “otro destino” si el porno no le hubiera ganado por la mano.

Sin embargo a pesar de ese aspecto lujurioso emprendedor aventurero y temerario la bellísima actriz afirma que le encanta ser seducida y que lo prefiere a tomar por asalto al hombre que le apetece. Seguramente porque con su sola presencia consigue que cualquier hombre incluso el que calienta sus hormonas esté dispuesto a dejarlo todo por conseguir compartir el calor de su piel.

Se entretiene como cualquier muchacha que no hiciera porno es decir va al gimnasio cuida su cuerpo con pócimas de belleza lee hace deporte toma el sol y como es natural cuando no tiene un hombre con el que satisfacer su libido experta y encendida utiliza un vibrador con el que ella se convierte... en su mejor amante.

Cree que de algún modo el porno puede contribuir a que el español medio genéricamente hablando se deshaga de viejos prejuicios y encuentre un sendero sano y natural por el que vivir su sexualidad sin obstáculos absurdos en el camino. Aunque también aboga por no pasarse y convertir el sexo en una especie de juego sin sentido lo que acaba haciéndole perder su valor sentimental e incluso el potencial de goce físico. “Hay mujeres que cuando están solas se comportar de un modo extremadamente salvaje y en ocasiones son las mismas que ven a las actrices de cine X como prostitutas...”


Dani Rodriguez y Narcis Bosch experimentados y conocidos muy conocidos realizadores de cine porno español han contado con ella para lucirse en las escenas más suculentas de varias de sus realizaciones entre ellas Urban Sex y El tatuaje.

Kink